Sidi Ifni, en busca del pasado español

Dejando atrás la costa y la moderna Agadir

La ciudad de Agadir es un enorme destino vacacional de sol y playa que está muy occidentalizado. Sus restaurantes, hoteles y la propia población que sale a disfrutar de la oferta hostelera es en gran medida europea. Tan solo las llamadas a la oración desde los minaretes recuerdan que uno se encuentra en Marruecos.

Agadir
Agadir

Adentrándonos por parajes solitarios.

Tomamos la carretera en dirección sur. El tráfico es denso y el paisaje de periferia urbana no ofrece mucha distracción. Para rematar, pronto aparecen las obras de ampliación de la carretera, sin vía alternativa, con zanjas, ripio y enormes maquinarias levantando nubes de polvo.

De camino a Sidi Ifni
De camino a Sidi Ifni

Optamos por salirnos de la ruta principal y tomar un camino más rural y solitario. Pronto desaparece por completo la civilización y nos adentramos en la nada absoluta.

¡Peligro dromedarios!
¡Peligro dromedarios!

Tras un largo rato de conducción por un paisaje pelado, carente de belleza y con escasos pueblos diminutos, donde el único hecho a reseñar es la aparición de dromedarios y camellos de cuando en cuando,  llegamos a un cruce con otra carretera que nos lleva hacia la costa.

El encuentro con el Atlántico sur

Al llegar a Aglou nos encontramos por con la costa atlántica. La localidad es un núcleo de apartamentos vacacionales de reciente construcción y un largo paseo marítimo que da acceso a la playa, donde algunas familias juegan y disfrutan del mar.

Continuamos recorriendo la P1905 en dirección sur. La carretera discurre junto a la costa dando acceso ocasional a pequeños asentamientos turísticos, hoteles y campamentos. Esta zona es frecuentada por surfistas y aficionados a los deportes de mar.

Costa atlántica de Marruecos, cerca de Sidi Ifni
Costa atlántica de Marruecos, cerca de Sidi Ifni

Más al sur el paisaje se vuelve más interesante. El terreno se eleva, de cuando en cuando, formando acantilados y ofreciendo bonitas panorámicas con playas a sus pies, algunas de ellas conocidas, como es el caso de Legzira.

Sidi Ifni

Al medio día llegamos a la antigua capital del territorio español de Ifni (hasta 1969). En la actualidad se trata de una tranquila, pequeña y agradable ciudad costera. Su centro urbano se eleva sobre la costa, distribuyéndose alrededor de la una ajardinada plaza central a la que se asoman los principales edificios administrativos

Los vestigios españoles

La huellas del periodo español están aun muy visibles. En la plaza de Hassán II, que antes fuera la Plaza de España se encuentra una fuente y azulejos de estilo andaluz, el Consulado Español (o pagaduría de Sidi Ifni) y la antigua Catedral, el antiguo Gobierno General (hoy Palacio Municipal) y el cine Avenida.

Actualmente continúa en pie el edificio del Consulado Español, abandonado y tapiado. Me causa bastante pena y una cierta indignación contemplar como nuestro país se desentiende del patrimonio histórico. La calle trasera aun conserva la placa con su nombre español «Calle del suboficial Zabala«.

Consulado español en Sidi Ifni
Consulado español en Sidi Ifni

A su espalda se abre una gran terraza con algunos cafés y un bonito mirador que se asoma a la playa. Es una plaza tranquila acariciada por el agradable viento húmedo que sopla desde el océano.

Mirador junto al antiguo consulado español de Sidi Ifni
Mirador junto al antiguo consulado español de Sidi Ifni

La antigua Iglesia-Catedral de Santa Cruz, cerrada a cal y canto, alberga hoy, en sus dependencias auxiliares, los juzgados. El resto de la parcela se encuentra en un triste estado de abandono.

Catedral de Santa Cruz de Sidi Ifni
Catedral de Santa Cruz de Sidi Ifni

El antiguo Gobierno General, hoy dependencias municipales, se encuentra en buen estado de conservación, así como el cercano Cine Avenida, actualmente cerrado.

Palacio de Gobernación de Sidi Ifni
Palacio de Gobernación de Sidi Ifni

Mercado municipal

El pescado fresco llega a esta lonja y desde aquí viaja directo a las mesas de los restaurantes que se sitúan a la espalda del edificio. La columna de humo que se eleva visible desde la calle nos conduce a esta zona donde comimos una espléndida fritura de pescado.

Las condiciones de presentación del género, en la lonja no son las que acostumbramos los occidentales. me acerco a echar un furtivo vistazo y tomar unas fotos de esta lonja, que, por lo demás sus productos viajan directos a las parrilla donde se asan inmediatamente.

Regreso a Agadir

El regreso hacia la ciudad donde nos alojamos lo hacemos por la vía más principal. Al sur quedan más destinos interesantes que se encontraban en nuestros planes pero que los contratiempos nos han robado las jornadas suficientes como para poder continuar internándonos en el continente.

Retornamos por Tiznit, la amurallada capital de provincia.  Animada y de gran tamaño, la ciudad ofrece unos cuantos lugares interés pero que en esta ocasión no podremos conocer.

Barra Separadora Moto

Para otro viaje…

Aeropuerto de Ifni y frente a su terminal, el antiguo Cementerio Cristiano. El Puerto Teleférico, inaugurado en 1967 por los españoles, que fue una solución única y original para salvar las difíciles condiciones del litoral.

Barra Separadora Moto

El viaje completo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *