5. El Todra, gargantas y altas montañas

El día amaneció soledo y frío. Estamos alojado a escasamente un par de minutos de la entrada a las Gargantas del Todra. Desayunamos pronto para salir con tiempo, ya que la etapa se presentaba larga y exigente.

Las Gargantas del Todra

A escasamente un par de kms del alojamiento la carretera se encajona entre las imponentes paredes que forman la famosa garganta. Es primera hora de la maana y cuando hacemos una parada para tomar fotos, aun el entorno está tranquilo. A penas estan llegando los lugareos que ponen sus puestos de artesanías y fósiles para vender a los turistas que hasta aquí se acercan.

Entrando en las Gargantas del Todra
Entrando en las Gargantas del Todra

Fotografiamos las majestuosas moles verticales y subimos un par de curvas más adelante a un mirador donde los escaladores suelen dejar sus vehículos para iniciar el ataque a la pared. La moto me da el primer susto, se para de repente. Tomamos algunas fotos más y salimos de nuevo. Percivo que algo no va bien.

Con las primeras curvas y tiradas me distraigo contemplando el paisaje y las primeras estribaciones a cierta altura que empezamos a recorrer. Aun así noto que al reducir, el motor cae de revoluciones a cero y, sino es porque mantengo el gas,  el motor se para. Las recuperaciones son carentes de fuerza e irregulares. Continuamos haciendo kilómetros y cada vez más se convierte en un suplicio el avance.

Camino de Agoudal por la R703 en la provincia de Errachidia
Camino de Agoudal por la R703 en la provincia de Errachidia

Vamos dejando atrás poblaciones cada vez más dispersas mientras vamos rodando a alturas que ya sobrepasan ampliamente los 2500msnm. El paisaje es precioso, colosal inmenso y apabullantemente solitario. El altiplano se suceden entre picos y pequeños descensos, todo fantástico pero la máquina no va nada, pero que nada bien. Al llegar a la cota máxima de 2780msnm el ahogamiento es igualmente máximo. A trompicones y sin apenas gasolina llegamos a Agoudal.

Agoudal

El pueblo es de los lugares más extrañamente bellos que he visto nunca. Sobrecoge su sencillez, la aiusteridad de sus construcciones y la precariedad que se percibe. Es un salto que nos translada a varios siglos atrás. Nos venden unos litros de gasolina de una garrafa mientras una nuve de chavalillos nos rodea, y preguntan y lo toquetean todo.

Por delante nos queda un tramo de 40km. de pista descubierta, o bien, escuchando una alternativa, devolvernos a un atajo, kilómetros atrás, en el que podemos reducir a 20km la pista descubierta a recorrer.

En estas condiciones con mi moto nos vemos obligados a tomar una dura decisión: abandonar la posibilidad de llegar al Dades desde aquí. ¡Para otra ocasión será! Una pena, era uno de los hitos del viaje.

De vuelta a las Gargantas del Todra desde Agoudal
De vuelta a las Gargantas del Todra desde Agoudal

Empiezo a dudar sobre que podamos volver atrás hasta el punto de donde partimos, lugar donde había cierto acceso a un transporte si la moto decía definitivamente adiós. A tirones, tomo algo de velocidad y cuando encuentro una recta segura y descendente corto el encendido y reinicio el motor acelerando, aprovechando la inercia. Esto provoca explosiones al motor que liberan gran cantidad de carbonilla en forma de petardazos y humo negro. Repito dos o tres veces seguidas la operación y la moto parece salir de su asfixia al menos parcialmente. Aunque preocupado, respiro con cierto alivio.

Camino de Agoudal
Camino de Agoudal

Decidimos parar en un páramo al sol a almorzar buen jamón serrano y queso traidos de España, con pan de estas tierras. ¡Nos sabe a gloria! El ralentí de la moto no es rítmico, no va redonda, pero al menos ya es capaz de mantenerlo, ya no se cae en las deceleraciones.

 

Camino de Ouarzazate

Continuamos de regreso hacia Tamerhir y desde allí tomaremos dirección a Ouarzazate. Cuando dejamos atrás las zonas de cota elevada,  la moto respira mejor, y yo con ella. Al fin volvemos a las grandes extensiones con pueblos de barro y largas rectas y vuelvo a rodar a 150km/h. Siento de nuevo la potencia cuando pruebo la moto.

A medio día paramos en un pueblo con una concurrida explanada donde se agolpan gentes muy humildes y variopintas. Es uno de esos sitios que si eres excrupuloso mejor ni mires, pero nosotros hemos venido a probar esto, así es que comemos, y reímos, y disfrutamos, de este revuelo en el que los raros somos nosotros, por más que esto nos resulte de otro mundo. Pagamos y marchamos… ¡Rápido!, que hay que llegar antes de que anochezca. Y así ocurre.

La Kasbah de Ouarzazate
La Kasbah de Ouarzazate

Con el atardecer entramos en Ouarzazate. Nos instalamos plácidamente en un Riad con patios de palmeras y fuentes. Tiene, ya  decadentes, los  lujos de hace algunas décadas, pero es un fantástico lugar para descansar.

Salimos a visitar la Kasbah de Taourirt y los talleres de artesanos que se asientan en sus sótanos. Mujeres dejen alfonbras, hay plateros, tambien confeccionan cajas, arcones, baules, espejos de esquisita manofactura arábiga.

Talleres de la Kasbah de Ouarzazate
Talleres de la Kasbah de Ouarzazate

Lámparas de latón, otras repujadas, candelabros, alfarería y lozas, menajes diversos, muebles. De todo hay en este lugar. Encima de nuestras cabezas se encuentra el ‘palacio’ cuyas estancias pueden visitarse durante el día.

Mercadillo de Ouarzazate
Mercadillo de Ouarzazate

Fuera, frente a las puertas de esta ciudadela, unos torrones y escalinatas conforman el pequeno zoco donde se vende el famoso aceite de argal, cosmeticos diversos, esencias, té y otras infusiones, especias, marroquinería, ropas, recuerdos, y toda clase de artesanías.

La noche cerrada nos alcanza entre algunas compras. Subimos a una terraza a tomar té contemplando la ilumionada Kasbah desde la azotea del tranquilo local.

Terraza de Tetería en Ouarzazate
Terraza de Tetería en Ouarzazate

La ruta:

Ruta desde El Todra a Agoudal y Ouarzazate.
Ruta desde El Todra a Agoudal y Ouarzazate.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *