Tu moto a punto

De ella va a depender por completo tu viaje y tu seguridad, así es que es fundamental que le dediques algún tiempo antes de partir y durante el día a día de tu aventura. Aquí van unos sencillos consejos para mantenerla en forma:

Transmisión.

Al menos deberías de tensar la cadena cada 1000 km y asegurarte de su correcto engrase cada 500 Km, sobre todo si rodaste con agua. Es fundamental que procures limpiar bien la cadena antes de engrasarla, de lo contrario la arenilla acumulada se adherirá a la grasa de los eslabones y actuará como una micro lija sobre todos los elementos de la transmisión.

Antes de salir de viaje deberás de revisar el correcto estado del piñón de ataque, corona y cadena. Si esta fluctúa y suena ostensiblemente al girar sin carga con la moto sobre el caballete trasero, es hora de sustituir el kit completo.

Hacer un continuo mantenimiento y engrase del conjunto de transmisión te garantizará un ahorro inmenso por ser uno de los elementos mas caros de desgaste de tu moto.

 

Ruedas

Revisa su estado y presiones. No hace falta explicar lo importante que resultan para tu seguridad. Además, de su buen mantenimiento dependerá también la vida útil de este caro elemento.

Si vas a hacer un buen número de kilómetros no estaría mal que además de llenar el depósito revisaras su presión antes de marchar. En todo caso, al menos una vez a la semana revisa que la profundidad de su dibujo no sea inferior a 1,6 milímetros, localizando el testigo y revisando su desgaste. Además asegúrate de que las presiones son las recomendadas para tu vehículo.

 

Frenos

Dependiendo de tu modelo de moto, el tipo de pastillas y tu propia forma de conducir, la vida útil de éstas puede variar mucho. Antes de partir revisa el estado del acanalamiento que estas suelen tener. Si ha desaparecido, será momento de pensar en cambiarlas. De lo contrario rallarás los discos de freno y la avería será costosa. Revisa también con la uña el estado de los discos: no deben presentar rayados ni desgastes irregulares.

 

Niveles líquidos: de aceite, refrigerante y de freno.

Este capítulo merece pocas explicaciones. Los niveles deben de encontrarse al menos dentro de los valores de tolerancia (entre el máximo y mínimo) marcados en cada uno de los depósitos y testigos. Antes de partir rellenarlos todos a su máximo nivel y revisarlos con asiduidad.

 

Batería y luces.

Una rápida revisión diaria de los distintos alumbrados e indicadores luminosos de tu moto te llevará escasamente un minuto. Por otra parte, si la batería a comenzado a descargarse con cierta frecuencia y a darte problemas al arrancar de vez en cuando, ha llegado el momento de sustituirla antes de que te de un disgusto durante tu viaje.

Probablemente podrás arrancar la moto a empujón poniendo 1ª, pero no es lo más conveniente para la mecánica de tu moto.

 

Amortiguación.

En el comportamiento diario de tu moto puedes haber detectado con facilidad su correcto estado. No obstante, revisar al menos que no se están produciendo perdidas de líquido por los vástagos de los amortiguadores no esta de mas y no te llevará nada de tiempo.

 

Lavar la moto.

Una limpieza a fondo de tu máquina, además de decir mucho de tí, te ayudará a detectar posibles problemas de una manera rápida. Los restos de cualquier perdida de líquidos te indicarán que algo marcha mal. Por otra parte, la acumulación de grasa en el piñón de arrastre puede indicarte que quizás estés sobre-engrasando la cadena.

A diario, mantener tu moto medianamente limpia es algo no demasiado complicado… no seas vago!!

 

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *