Coca, la cuna de Teodosio El Grande

La Cauca romana, en el noroeste de la provincia de Segovia, es un fascinante destino que ofrece una hermosa ruta por las llanuras agrícolas de la meseta castellana, restos históricos como su Castillo y Murallas, así como un hito histórico de primer orden.

A las puertas del Castillo de Coca
A las puertas del Castillo de Coca

 

La ruta, por carreteras secundarias.

Saliendo desde la capital de Segovia en dirección noroeste por la CL-605 recorremos unos kilómetros hasta llegar al desvío donde tomamos dirección a Añe.

Nada más salirnos de la vía principal, comenzamos a recorrer la estrecha y solitaria carretera SG-V-3311 de suaves curvas que va atravesando los sinuosos campos de cereal, en plena cosecha a últimos del mes de junio. Atravesamos el Río Moros a la salida de Añe, donde nos cruzamos con el Camino de Santiago y continuamos por Armuña hacia Bernardos.

Camino de Coca
Camino de Coca con Pifo y Luís

Allí al lado, en las cercanías de la pequeña localidad de Domingo García, se encuentra un interesante Conjunto de Arte Rupestre que merece la pena dedicar una parada.

Continuando por la SG-V-3321 hacia Navas de Oro cruzamos esta vez sobre el Río Eresma y nos adentramos por un tramo más boscoso al que le siguen extensos pinares resineros hasta llegar al destino, la Villa Romana de Coca.

 

La Cauca romana

Este asentamiento de cierta importancia incluso antes de los romanos, conserva parte de sus murallas y una puerta de entrada, pero el hecho más relevante de este periodo es ser la ciudad natal del Emperador Romano Teodosio El Grande, el último de los que gobernó la totalidad del mundo romano unido bajo su poder. A partir de él, los imperios de Oriente (con capital en Constantinopla) y de Occidente (con capital en Roma) siguieron caminos separados hasta sus respectivas desapariciones, con un milenio de diferencia.

Monumento a Teodosio el Grande
Monumento a Teodosio el Grande

Entrando por la puesta de su muralla nos encontramos en el centro de la plaza un sencillo y bonito monumento al ilustre emperador.

 

El castillo gótico mudéjar de Coca

Sin lugar a dudas se trata de un edificio de una extraordinaria belleza, más allá de su importancia militar e incluso arquitectónica.

El Castillo Gótico Mudéjar de Coca
El Castillo Gótico Mudéjar de Coca

Su espléndido estado de conservación, el entorno en el que se sitúa y la rareza que le confiere el tratarse de un castillo construido en ladrillo, son motivos más que suficientes para justificar la visita y la obligada fotografía desde alguno de los distintos ángulos que ofrece.

Puerta de entrada del Castillo, sobre el foso
Puerta de entrada del Castillo, sobre el foso

 

Otros lugares remarcables de la localidad

La torre de San Nicolás

Es el único vestigio en pie de la iglesia mudéjar del S.XIII que llevaba su nombre. La torre se encuentra en un buen estado de conservación y llama la atención por su altura, así como por las arquerías características de este estilo.

Callejeando por la villa
Callejeando por la villa

Parroquia de Santa María la Mayor

Aunque de una apariencia austera, esta iglesia del S.XV de estilo principalmente gótico, alberga en su interior una serie de joyas artísticas entre las que destacan notoriamente el mausoleo de Los Fonseca, señores de estas tierras, de estilo renacentista y grandiosa belleza.

 

La Fuente de los 5 caños

El conjunto alberga los restos de una vivienda romana (domus) de la que solo se conservan los restos de sus cimientos, aunque en buen estado de conservación y visitables.

Cercana a ella se encuentra La Ermita de Santa Rosalía, en triste estado de abandono.

Haciendo un descanso junto a la Puerta de Muralla
Haciendo un descanso junto a la Puerta de Muralla

Apunte histórico…

El pequeño asentamiento fundado por los celtíberos por su emplazamiento estratégico protegido por los ríos Eresma y Voltoya toma ya cierta relevancia económica, comercial, militar y de población hacia el 500 a.C., llegando a tener entre 6.000 y 8.000 habitantes.

La puerta de la Muralla Romana
La puerta de la Muralla Romana

En el 151 a.C. es tomada por los Romanos y aumenta significativamente su población hasta los 20.000 habitantes. Diversos avatares en esta época como el paso de Escipión hacia Numancia en 134a.C, las guerras civiles como las Sertorianas del 74 a.C. van alternando la destrucción y la repoblación del enclave.

En el S.II goza ya del privilegio de ser municipium romano, y durante el S.III y S.IV su relevancia en la Hispania romana no deja de crecer hasta ser cuna del brillante General Romano aclamado Emperador Teodosio «El Grande» que como ya se ha citado, fue el ultimo en gobernar la totalidad del mundo romano reunificado bajo su mando.

De la posterior etapa visigoda, poco se sabe de ella. Posteriormente en la época de invasión Musulmana fue conquistada por el temible Almanzor  y posteriormente, en 1086 recuperada para los Cristianos por Alfonso VI, pasando con los siglos su posesión al Marqués de Santillana y de este a los Fonseca, que inician la construcción del Castillo en 1473.

Con posterioridad fueron las tropas napoleónicas, en 1808 las que ocuparon el castillo, saquearon e incendiaron la villa, destruyendo el archivo municipal, la fabrica de vidrio, el convento de los Franciscanos y dejando en ruinas el castillo a su salida. Permanecería en este estado hasta su reconstrucción en 1956 tal y como lo conocemos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *