Ruta a Oña, el oriente más árido.

Recorriendo el sureste de Ecuador hacia Oña, se atraviesan una amplia diversidad de paisajes muy distintos a los presentes en las áreas andinas o en las costeras.

 

Por los valles ganaderos del Tarqui

Tomando la Carretera Panamericana, a la salida de Cuenca en dirección sur por la E35, tras soportar un tráfico denso se deja atrás la capital andina para internarse en una zona de valles cálidos y más abiertos.

Extensiones ganaderas llegando a Tarqui
Extensiones ganaderas llegando a Tarqui

Parroquia de Tarqui

El primer pueblo que encuentro al entrar en la llanura es Tarqui. Me salgo de la ruta para disfrutar del paisaje y hacer algunas fotos. La gente camina tranquila junto al camino y las vacas pastan ociosas, ajenas al ajetreo de personas y bultos que suben y bajan de las camionetas en el cruce de entrada.

Iglesia Parroquial de Tarqui
Iglesia Parroquial de Tarqui

 

Hasta el paraje de la batalla de Tarqui

Al llegar al cruce de Cumbe, E59 con la E35 (Troncal de la Sierra), continúo por la E59 hasta llegar a la Capilla de la Santísima Virgen de la Nube, muy cercana al paraje donde tuvo lugar la batalla del Tarqui.

Capilla de la Santísima Virgen de La Nuve
Capilla de la Santísima Virgen de La Nuve

Me detengo a hacer unas fotos a pie de carretera y continúo la marcha algunos kilómetros más hasta comenzar a descender hacia el valle, que esta cubierto de niebla.

Descendiendo hacia el valle en dirección a Girón
Descendiendo hacia el valle en dirección a Girón

A mitad de descenso, consulto el navegador en el teléfono y descubro que no es ese el camino que debo seguir. Doy media vuelta y deshago algo más de una decena de kilómetros de regreso a la bifurcación correcta.

 

 

De vuelta al Troncal de la Sierra

Por la E35- Carretera Panamericana continúo atravesando localidades alternando con paisajes más revirados en unos casos, elevados en otros o de nuevo más bajos, hasta ascender al Alto de La Paz, que se encuantra a una altura de 3085 msnm.

Paso por el Alto de la Paz, camino de Oña
Paso por el Alto de la Paz, camino de Oña

Al llegar a él, doy la vuelta hacia la esplanada y me detengo a almorzar en el Restaurante Empanaditas de Daysi, un sencillo negocio de comida casera regentado por un par de simpáticas mujeres.

El Restaurante de Empanaditas de Daysi, de Pollo o de Queso
El Restaurante de Empanaditas de Daysi, de Pollo o de Queso

Pido una empanadita de queso, un trozo de torta (que es como aquí suelen referirse a lo que en España llamamos bizcocho o tarta) de zanahoria, y un cacao caliente. Charlo un rato con las empleadas y los distintos clientes que entran a comprar y me preguntan por la moto… y por último Daysi me pide una foto para colocar en un tablón que tiene en el comedor. nos tomamos fotos y sigo la marcha.

Empanadita de queso y pastel de Zanahoria con cacao en el Restaurante Empanaditas de Daysi
Empanadita de queso y pastel de Zanahoria con cacao en el Restaurante Empanaditas de Daysi

De allí continúo hacia Nabón, paso por la entrada de Susudel y me adentro por un tramo de cañones entre terrenos más áridos y secos hasta pasar por el Puente Río León y llegar al desvío hacia Oña.

Llegando a Oña, se desciende a un cañón oradado por el Río Leon
Llegando a Oña, se desciende a un cañón oradado por el Río Leon

Continúo un poco más adelante, entrando en la provincia de Loja, hasta la Iglesia parroquial del El Tablón, donde hago un descanso antes de volver para entrar a visitar Oña.

Jardines e Iglesia de El Tablón
Jardines e Iglesia de El Tablón

El caserío es muy pequeño pero tiene una bonita y cuidada plaza principal, presidida por la iglesia y toda ella ajardinada, como es costumbre en estas tierras. El centro de la plaza tiene una fuente coronada por la representación de un cóndor, ave destacada de los Andes.

Haciendo un descanso en El Tablón (Loja)
Haciendo un descanso en El Tablón (Loja)

Oña

El pueblo, al igual que el anterior, centra su vida alrededor de la plaza ajardinada principal, a la que se asoman la Iglesia de la localidad, las instalaciones municipales y una pequeño número de negocios relacionados con la actividad ganadera de la zona, también otros de alimentación y algún bar/restaurante.

Jardines de la Plaza Principal de Oña, con la Iglesia diminando la plaza.
Jardines de la Plaza Principal de Oña, con la Iglesia diminando la plaza.

Todos ellos se encuentran en bajos porticados de los distintos edificios de 2 plantas que delimitan el amplio cuadrado que forma la plaza.

La iglesia de Oña, en el Parque de la Plaza Principal de la localidad.
La iglesia de Oña, en el Parque de la Plaza Principal de la localidad.

Las calles centrales están empedradas y el resto del recinto más antiguo de la localidad se extiende en cuadrículas a su alrededor. Se trata claramente de una localidad típicamente colonial, que además cuenta con una barriada alta a la que hay que ascender por unas calles endiabladamente empinadas.

Callejeando por Oña
Callejeando por Oña

Al llegar a la zona alta, se abre un extenso prado donde pastan ovejas y otros animales, salpicada por sencillas viviendas y corrales y altos árboles delimitando los caminos. Es realmente bello el paisaje.

Áreas altas ganaderas en los alrededores de Oña
Áreas altas ganaderas en los alrededores de Oña

El día ya está avanzado por lo que, a pesar de que me han dicho que siguiendo un camino de tierra hay unas interesantes cascadas, decido comienza el regreso hacia Cuenca, aunque por otrp camino distinto.

 

De vuelta a Susudel

Tomo la carretera por la que vine, deshaciendo mis pasos hasta llegar a Susudel. En esta localidad hay una pequeña y muy colorista iglesia cerca del cruce de acceso. Más adelante hay otra en medio de una pradera extraordinariamente hermosa, a los pies de la montaña. El lugar es sencillo pero el paisaje es fantástico.

La iglesia de Susudel, en la pradera al pié de las montañas que la separan de Santa Elena
La iglesia de Susudel, en la pradera al pie de las montañas que la separan de Santa Elena

Tras una breve parada, tomo la pista descubierta que conduce a Santa Isabel. Comienzo a ascender a la montaña cuando se me echa encima una densa niebla que apenas me permite ver más allá de la cúpula de la moto.

La pista que une Susudel (en la E35) con Santa Elena (en la E59)
La pista que une Susudel (en la E35) con Santa Elena (en la E59)

 

La pista de Santa Elena

Recorro el camino durante un largo rato hasta que, cansado, decido hacer una parada en un punto en el que escucho hablar a personas. Se trata de una pequeña casa de campo donde unos campesinos conversan mientras tallan palitos para los chuzos de pollo.

En la entrada de una humilde casa, los campesinos tallan chuzos
En la entrada de una humilde casa, los campesinos tallan chuzos

Me quedo un rato conversando con ellos hasta que, más descansado, continúo la marcha. En alguno de los caminos laterales que van surgiendo entre la niebla he debido de errar la elección. Trato de calcular si tengo tiempo de volver a buscar la ruta correcta pero ya es muy tarde para intentarlo. Un chico joven camina por la pista y le pregunto cómo volver a una carretera principal y me ofrece indicarme el camino si le llevo hasta el primer pueblo en la carretera.

 

Regreso a la carretera Panamericana

Mi ‘guía’ se monta atrás y llegamos de nuevo a la Carretera Panamericana. Al dejarle en el pueblo me ofrece dinero por llevarle, el cual no acepto, y nos despedimos.

Regresando a Cuenca por la Carretera Panamericana, pasado La Paz
Regresando a Cuenca por la Carretera Panamericana, pasado La Paz

Sin demorarme mucho aprieto el ritmo y pongo rumbo a Cuenca. Anocheciendo ya, me encuentro a las afueras de la colonial ciudad, en medio de un denso tráfico.

¡Perfecto! la noche me alcanza a 5 minutos de casa. Ha sido un día magnífico.

 

 

Mapa de la Ruta

Ruta de Cuenca a Oña por la Carretera Panamericana
Ruta de Cuenca a Oña por la Carretera Panamericana

 

Febrero 2020

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *