Toledo imperial y molinos de La Mancha.

Tomando como punto de partida Madrid, visitaremos la ciudad Imperial de Toledo y atravesaremos las tierras de La Mancha para disfrutar de una de las postales más reconocibles de España: Los molinos de viento de Consuegra.

Toledo, capital Imperial

A ella traslada la sede principal de la corte el Emperador Carlos I. Tambien es considerada «la ciudad de las tres culturas», por haber estado poblada durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes. A dia de hoy es la capital de la comunidad de Castilla La Mancha.

El casco histórico está situado en la margen derecha del Río Tajo, en una colina de cien metros de altura.  Circundado en algunos puntos por una muralla, que cuenta con varias puertas monumentales, como la Puerta del Sol (mudéjar), la Puerta Nueva de Bisagra, la Puerta Vieja de Bisagra, la Puerta del Vado y la Puerta del Cambrón. La muralla cuenta con la llamada torre de la Almofala. Entre los diversos puentes que cruzan las aguas del Tajo se destacan los de Alcántara y San Martín. Diversas iglesias católicas son de interés, entre las que destaca la catedral de Santa María (gótica), y las  iglesias de San Ildefonso (barroca), San Román (mozárabe), Santiago del Arrabal (mudéjar), Santo Tomé (mudéjar).

Varios palacios de arquitectura civil y en lo alto del la ciudad, el Alcazar, son otros de los atractivos imprescindibles de la ciudad, así como sus sinagogas o el Museo de Santa Cruz, con las obras de El Greco.

Madrid – Toledo (72km, 1h)

 

Consuegra, Molinos de viento.

Sobre el monte Calderico los carpetanos fundan la ciudad. Posteriormente los romanos la conquistan (la antigua Consaburum nombrada por Plinio), y se asientan a los pies del cerro. Consuegra alcanzó un gran desarrollo, siendo la principal ciudad de la Carpetania, un punto clave en los caminos hacia el norte y el sur.

Tras ellos llegaron los árabes, época de la que data su castillo y en 1085 cae Toledo ante Alfonso VI de Castilla pero pronto es recuperada por los almorávides al mando de Yusuf ibn Tasufin. Fue reconquistada posteriormente por los cristianos, quedando ya consolidada esta situacion tras la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Distintos avatares históricos como la guerra de liberación contra los franceses, la desamortización y unas inundaciones a finales del siglo XIX destruyeron buena parte del patrimonio, salvándose eso sí, los molinos de viento (12 en total) y el castillo, que ahora son el principal reclamo turístico de la localidad y que hacen evocar al viajero, las andanzas del eterno Don Quijote de La Mancha.

Toledo – Consuegra (68Km, 43min)

 

Aranjuez y su Palacio Real.

Es uno de los Reales Sitios de la Corona de España desde que Felipe II así lo nombrara en 1560. La ciudad es conocida por su Palacio Real, sus jardines y por el trazado cuadricular de sus calles y sus huertas de fresas y espárragos, además de por haber servido de inspiración al compositor Joaquín Rodrigo para su Concierto de Aranjuez, y por el llamado motín de Aranjuez, que tuvo lugar en dicha localidad en 1808, y que terminó un cambio en la corona. El Paisaje cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.

Consuegra – Aranjuez (90Km, 55min)

 

 

De vuelta a Madrid

El regreso a la capital de España es cómodo y rápido, siguiendo la autovía que nos conducirá hasta el sur de la ciudad.

Aranjuez – Madrid (50Km, 50min)

 

Datos de la ruta:

Distancia: 280 Kilómetros.

Tiempo de conducción: Aproximadamente 3 horas

Tipo de carreteras: Buen firme, autovías y carreteras nacionales.

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *