Manzanares y Patones, sierra de Madrid

Partiendo desde Segovia, tomaremos la carretera al Puerto de Navacerrada, ascenso que haremos rodeados por los pinares del Valsaín

Valsaín.

Esta pequeña localidad queda a la derecha de la carretera en dirección ascendente. En la parte antigua del pueblo se conservan algunos restos de lo que en su día fue un Palacio Real de caza, en época de los Austrias.

Sección porticada del que fuera el patio del Palacio de Valsaín
Sección porticada del que fuera el patio del Palacio de Valsaín

Hoy apenas quedan en pié algunas estructuras, eso sí, de gran interés fotográfico, asi como el entorno que lo rodea.

Ruinas del Palacio de Valsaín
Ruinas del Palacio de Valsaín

 

Puerto de Navacerrada

El ascenso es una bella y virada carretera de montaña franqueada en su comienzo por algunas áreas de ocio muy frecuentadas durante el buen tiempo como Los Asientos, la Boca del Asno o el Puente de los Mosquitos.

Pasado dicho puente comienza el ascenso realmente empinado de la montaña con especial desnivel en el tramo conocido como las siete revueltas, una sucesión de curvas de cerca de 180 grados  con gran pendiente, encadenadas una tras otra.

Llegando a Manzanares el RealLlegando a Manzanares el Real

Coronado el puerto se desciende por la vertiente madrileña hasta el valle donde se tomará dirección a Cerceda, siguiendo la rápida y en buen estado carretera hasta llegar a Mazanares.

 

Manzanares el Real

La localidad se encuentra flanqueada por la hermosa montaña de La Pedriza a un lado y el Embalse de Santillana al otro.

Embalse de Santillana
Embalse de Santillana

En lo alto domina la población el palaciego Castillo de Los Mendoza, castillo que merece la pena su visita. La plaza principal de la localidad es animada y frecuentemente ocupada por puestos, mercadillos y terrazas donde disfrutar del bullicio traído por el turismo.

Castillo de Los Mendoza en Manzanares el Real (Madrid)
Castillo de Los Mendoza en Manzanares el Real (Madrid)

Continuando en dirección hacia Guadalix de la Sierra, dejada esta localidad atrás se alcanza Patones, con un barrio en la vega del Jarama y el núcleo turístico, Patones de Arriba en lo alto del risco al que se accede por una estrecha, escarpada y tremendamente bonita carretera.

 

Patones de Arriba

El pueblo, que en la antigüedad fue desde un castro carpetano hasta un peculiar reino, es hoy en día un bellísimo pueblo de arquitectura negra (pizarra) que merece visitar.

Calles estrechas y empredradas de Patones de Arriba

Caminar entre sus estrechas y empinadas callejuelas donde todo es piedra. La naturaleza que todo lo envuelve completa la mágica atmósfera de este curioso lugar.

Las enredadesras proporcionan sombra a las terrazas de los bares
Las enredadesras proporcionan sombra a las terrazas de los bares

La ruta:

Ruta de Segovia a Patones pasando por Manzanares el Real
Ruta de Segovia a Patones pasando por Manzanares el Real

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *