El Chorro de Quevedo, Santafé de Bogotá

El 6 de agosto de 1538, Gonzalo Jiménez de Quesada fundaba la ciudad en el punto en el que se asienta la Plazoleta del Chorro de Quevedo y en ese mismo lugar se contruía la Ermita de San Miguel del Principe.

Plazoleta del Chorro de Quevedo en Bogotá
Plazoleta del Chorro de Quevedo en Bogotá

El Chorro de Quevedo

Hoy en día es una zona animada y alternativa de la capital colombiana. Entorno a la plazoleta y las calles adyacentes se amontonan un gran número de restaurantes y bares de todos los estilos, entre ellos algunos de rock.

Restaurantes con mucho encanto y diversión, música en directo y gastronomía colombiana.
Restaurantes con mucho encanto y diversión, música en directo y gastronomía colombiana.

Es un área muy colorista y estéticamente rompedora con respecto a los locales colombianos más tradicionales. Sus calles y placitas están llenas de gente tomando bebidas y comida sentados en las aceras. A mí personalmente me encantó.

Callejeando por el Barrio de la Candelaria
Callejeando por el Barrio de la Candelaria

Con mi amigo Andrés por La Candelaria

Acudí allí con mi buen amigo Andrés, que después de unos cuantos años en Segovia, ahora ha marchado a vivir a Bogotá.

Reencuentro con Andrés en Bogotá.
Reencuentro con Andrés en Bogotá.

Fuimos caminando desde el cercano Parque de los Periodistas, donde nos habiamos bajado del Transmilenio (Transporte similar a un metro, pero por medio de autobuses), que dista unos 10 minutos a pie del Chorro de Quevedo.

El Transmilenio de Bogotá, mitad metro, mitad autobús.
El Transmilenio de Bogotá, mitad metro, mitad autobús.

Allí, tras contarme Andrés la historia y fundación del lugar, me invitó a una típicas empanadidas colombianas y cerveza artesanal en un bonito restaurante, una cuadra por detrás de la plazuela, llamado El Gato Gris.

Empanaditas y cerveza en la terraza del Gato Gris
Empanaditas y cerveza en la terraza del Gato Gris

Desde la terraza alta del restaurante se disfruta de las vistas de Bogotá y del ambiente del Barrio de la Candelaria.

Callejeando por los alrededores del Chorro de Quevedo
Callejeando por los alrededores del Chorro de Quevedo

Después entramos a tomar aguardiente a uno de los bares de rock de la zona y pusimos fin a la visita. De nuevo caminando, volvimos de nuevo a la parte más baja de la ciudad para tomar el transporte público hacia casa.

Restaurantes, mexicanos, bares de rock, tiendecitas, salsa, gente sentada en las aceras, músicos, cuenteros ...
Restaurantes, mexicanos, bares de rock, tiendecitas, salsa, gente sentada en las aceras, músicos, cuenteros …

 Rutas en moto por Colombia…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *