Parque Nacional EL CAJAS.

Partiendo desde la hermosa ciudad colonial de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, a 2500m sobre el nivel del mar, se comienza el ascenso por la E582, que atraviesa el Parque Nacional del Cajas en su camino hacia Guayaquil.

La carretera, de buen firme, serpentea en un incesante ascenso, rodeada de lagunas de mayor o menor tamaño. En ésta enorme reserva natural  existen más de 250 lagunas de gran tamaño entre las más de 600 totales.

Santuario de la Virgen del Cajas

Es el primero de los enclaves turísticos de la zona que nos encontraremos. En mi caso no pude visitarlo por encontrarse cerrado, pero ya solamente las panorámicas de la zona merecen la pena para hacer una parada.

Paisajes de El Cajas
Paisajes de El Cajas

Conforme se asciende, los árboles van desapareciendo y comienzan a aparecer unas genuinas señalizaciones que advierten al conductor de la posible presencia de Llamas en la vía. Son muchos los miradores que se suceden a los lados de la carretera, uno de ellos es el de la Laguna Toreadora.

 

Laguna La Toreadora

Una ruta senderísta permite rodearla. En éste punto, debido a la altitud, la vegetación arbórea comienza a ser escasa, dando paso a arbustos bajos, matorrales y musgo.

Árbol de Papel
Árbol de Papel

Si bien, el Árbol de Papel (Polilepis) está presente en todo el parque, incluidas las cotas más altas. Se le llama así por su corteza muy suave y delgada que se desprende a modo de trozos de papel de color anaranjado.

 

Mirador de Las Tres Cruces

Continuando el ascenso se alcanza el punto más elevado de la ruta, a 4167m. de altura sobre el nivel del mar.

Mirador de las Tres Cruces a 4167msnm

El él nos topamos con un rebaño de Llamas pastando plácidamente el las cunetas y paseando como si tal cosa entre nosotros y nuestras motos.

Llamas en la carretera al llegar al Mirador de las Tres Cruces
Llamas en la carretera al llegar al Mirador de las Tres Cruces

El viento sopla poderoso en esta cota y las vistas son magníficas. La visita es, por tanto, ineludible en muchos sentidos. En mi caso es el puerto más elevado que he cruzado en moto hasta la fecha.

En el Alto de Las Tres Cruces, con Mónica y Pablo
En el Alto de Las Tres Cruces, con Mónica y Pablo

Al bajar de la moto, siento los efectos del al altura. El pulso se acelera, subir las escalinatas me resulta fatigoso y la cabeza flota con un ligero mareo durante unos instantes.

Las Llamas pastando en la cumbre
Las Llamas pastando en la cumbre

Pablo y Mónica, mis anfitriones de ruta cuencanos, me explican las peculiaridades del lugar. Hacemos unas cuantas fotos y comenzamos el descenso.

Con Pablo y Mónica en la Laguna de La Toreadora
Con Pablo y Mónica en la Laguna de La Toreadora

 

Hostería Dos Chorreras

De regreso en Cuenca, mis anfitriones me llevan a esta hermosa hostería a probar las empanadas de viento con queso, ¡deliciosas! con café. El lugar es una magnífica fusión entre la naturaleza y las edificaciones rústicas dejando penetrar los arboles, rocas y torrentes, entre la piedra, madera y cristales de las construcciones.

Hostería rústica Dos Chorreras
Hostería rústica Dos Chorreras

 

Barra Separadora Moto

Más apuntes de Ecuador …

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *